Chan tse nó jójmi te´ijón Xkí Chan = Cuenta de 20 días, Calendario 2015

Book Cover: Chan tse nó jójmi te´ijón Xkí Chan = Cuenta de 20 días, Calendario 2015

La observación del cielo en las primeras civilizaciones del continente americano permitió establecer calendarios que servirían como sustento de una ideología, así como de un orden social, la observación astronómica no era una actividad separada del resto de las demás labores: se ha deducido que tenía una relación directa con la agricultura, la cual se rige por ciclos estables de siembra y cosecha, y esto permitía establecer fechas calendarizadas relacionadas con la ubicación del sol en el horizonte.

Y si algo tenemos claro, es que los antiguos mazatecos como otras culturas mesoamericanas, a través de la observación astronómica llevaban la cuenta de los días. El sabio nos preguntó de nuevo para que queríamos saber sobre el calendario, le explicamos y él sonrió y nos dijo: ¿saben por qué me quedé mirando el cielo?, le dijimos: no; bueno, el cielo nos dice muchas cosas tanto de día como de noche, hablemos del calendario, este calendario se fue adaptando al calendario que trajeron los chikones, mi abuelito y mi papá me lo enseñaron, y como veo que están interesados, les platicaré: Miren. El calendario de nuestro pueblo es de 365 días dividido en 18 meses de veinte días “Chan” y 5 días sobrantes a los que se les denomina “Kinda ón” considerados días funestos. Por lo tanto, adaptándolo al actual calendario (gregoriano) se basa en el recorrido anual de la tierra alrededor del sol en 365 días. Les platicaré que se hace en cada veintena

Excerpt:

Viento que juegas con mi cabello, como si lo revisaras, como si los contaras, los levantas, traes mensaje del dueño de la tierra, ¿qué dice él? ¿Se alegra que esté suelto? ¿o prefiere una trenza?

READ MORE

susurras a mi oído y me dices que solo juegas, que te encanta juguetear, que a veces cambias de lugar, que así eres feliz que has sido creado para eso y es por eso que te vas, algunas veces regresas y otras veces solo pasas sobre mí, anda viento, anda, llévale el sonido de nuestras palabras a otros hermanos, cuéntales de nuestras montañas y de nuestros ríos, háblales de nuestras costumbres, diles que somos felices corriendo descalzos entre los árboles, diles que tenemos manos sabias, diles que tenemos manos parecidas a las del creador, manos que moldean, manos que crean, manos que hornean, manos que se gozan de sus obras, manos de alfareros, pero también cuéntales que en este lugar hay mujeres hermosas que buscan entre las plantas la sanación de su gente, anda viento, dile a nuestros hijos que están lejos que no olviden sus montañas, que no olviden sus palabras que sus raíces están brotando.

COLLAPSE
PUBLICACIONES FAHHO